05/07/2016 Guara Norte

SALTO DE BIERGE, LA “SINRAZÓN” DE LA GESTIÓN MUNICIPAL

Fuente, Canyon Trek Guara (carteles Bierge 2016)

Fuente, Canyon Trek Guara (carteles Bierge 2016)

Pongamos al personal en situación. A principios de junio saltaba la noticia: “Prohibido saltar en el salto de Bierge”, “Prohibición de bañarse en salto de Bierge”, etc… Sorpresa y revuelo entre asiduos de la zona, sector turístico y profesionales del turismo activo.

El consistorio municipal desempolvaba una antigua resolución, “Resolución de la C.H.E. del 30 de abril de 1999”, y como titular de la central Hidroeléctrica de Bierge, ésta prohíbe el acceso a todas las infraestructuras de la misma a personal ajeno. Por lo que si no tienes las habilidades de un salmón o un pez volador, se acabó el saltar desde la presa, puesto que no puedes acceder a ella.

La realidad a día de hoy, pleno verano…

Pues bien, se preguntarán ustedes cuál es la realidad, a día de hoy, de tan polémica resolución. Se la vamos a retratar a modo de mensaje personal a sus Eminentísimas Autoridades.

 

A vuestras Ilustrísimas y Excelentísimas Autoridades del Consistorio Municipal de Bierge,

¿Se han dignado a pasear por la zona de baño un fin de semana? Suponemos que no, de haberlo hecho se les caería la cara de vergüenza de encontrarse con la misma situación que se vive años atrás: multitud de bañistas en la zona de baño y, por supuesto, saltando desde la presa;  multitud de personas abarrotando la ribera del río con sus “chiringuitos”, sus zonas de picnic, su música a todo volumen y evidentemente su BASURA por todos lados;  restos en el agua (de todo tipo) por no hablar de  las orillas y zonas de descanso.

¡Perfecto! ¡Olé! ¡Enhorabuena! Plas, plas, plas… (aplausos), todo un éxito su tan deseada y esperada medida. Ahora les vamos a dar un dato más: ¿saben quiénes cumplen con la resolución a pesar de ser un gran varapalo? LOS PROFESIONALES DEL TURISMO ACTIVO.

SÍ, resulta que prácticamente la totalidad del colectivo de empresas y profesionales de turismo activo, aquellas personas que desde siempre han dado ejemplo de conducta al turista, trasmitiendo la importancia del respeto y cuidado del medio ambiente para que en un futuro sus clientes hagan lo mismo, tienen que justificar ante su grupo que, aún habiendo practicado durante todo el barranco la técnica de salto, aún llevando el material técnico adecuado, aún estando en regla sus seguros de accidentes y responsabilidad civil y aún siendo un momento de paso y culminación de la actividad, no pueden saltar (siendo así los únicos en respetar y cumplir la normativa)… “¿y esta gente que hay por aquí?” “…esta gente deben ser amigos del alcalde.”

No nos despedimos sin antes agradecer a sus señorías el flaco favor que hacen por la prosperidad económica del sector y del territorio, y visto lo visto, de la protección medioambiental también. Eso sí, ahora ya podrán lavarse las manos cuando algún intrépido saltador se estoce contra el agua, que al parecer es el único objetivo del ayuntamiento. Sin duda alguna, un gran trabajo, ¡ENHORABUENA!

Deja un comentario