14/04/2015 Guara Norte

“Tus genes están ansiosos de hacer deporte” 2/2

cerebro en forma

La anterior entrada podríamos resumirla a través de la siguiente ecuación: ejercicio físico (BDNF) + trabajo intelectual + dieta = cerebro en forma. Lo sé, quedó pendiente el contaros más a cerca de la dieta, así que vamos allá.

Nuestro cerebro es el resultado de lo que comemos, por eso debemos llevar una dieta equilibrada. No obstante, me gustaría subrayar uno de los alimentos que no pueden faltar: el pescado y sus ácidos grasos Omega-3. Para entender por qué, tenemos que remontarnos a nuestros orígenes: provenimos del mar y siempre hemos tomado su alimento. Una de las huellas que ha resultado de esta interacción, es la composición del líquido que baña nuestras células, ya que es muy parecida a la composición del mar. Por tanto, no es de extrañar que el pescado sea uno de los ladrillos fundamentales de nuestro cerebro, sobre todo aquel que contiene Omega-3, como el salmón.

Y ahora viene lo más importante. Si tenemos en cuenta todos los factores de la ecuación, no sólo nos encontraremos mejor en todos los niveles, sino que también estaremos creando en nuestro cerebro una reserva cognitiva. Es decir, tendremos unos ahorros que nos harán de colchón, en el caso de padecer en el futuro una enfermedad como Alzheimer, Parkinson o depresión. Además, como el cerebro nunca deja de generar nuevas neuronas ni de establecer nuevas conexiones entre ellas, nunca es tarde para hacer deporte, así que no importa la edad que tengas.

Por último, recordar que la constancia es clave, así como el dormir las horas necesarias.

Guara Norte también quiere ser otro factor que sume en tu ecuación: ¡la diversión multiplicará tus resultados!

Teresa Lucas Grasa (Psicóloga Deportiva)

Deja un comentario